[...*Historia de Sharon*...]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[...*Historia de Sharon*...]

Mensaje  Lorena el Dom Ene 08, 2012 3:55 pm

Narrado por Sharon
No recuerdo muy bien como llegue a este mundo, ni siquiera si soy de aqui, aunque soy hija de la Luna me dieron una educación de humanos por lo que soy tan inofensiva -relativamente- como ellos.
Recuerdo, muy borrosamente, la primera vez que conocí a un vampiro, tendria aproximadamente la edad de Lily, unos 6 o 7 años...

Llovia como jamas habia visto llover, y eso, aunque era extraño, me facinaba, adoraba la lluvia y como, despues de cada duluvio, fuera de la intensidad que fuese, siempre salia el sol.
Nunca recuerdo haber tenido padres por lo que siempre he caminado sola, alimentando de cosas que conseguia en el mercado o de la naturlaza.
Andaba bajo la lluvia, a pesar de usar paraguas me mojaba, miraba el cielo, fascinada, aunque la lluvia golpeaba mi rostro no me importaba.
Choqué con un hombre, cayendo de culo sobre el duro suelo haciendo que mi paraguas cayera algo lejos.
- Disculpe - Susurre, aunque nadie me habia enseñado recordaba que cuando me iba a una plaza y me sentaba en el borrde de las fuente en los dias soleados, muchos niños salian a jugar.
Un dia, uno de esos niños, chocó con un anciano, y su madre, tirandole de la oreja le reprendió 'Siempre debes pedir disculpa, pequeño granuja', esa escena, aunque no demasiad importante en la vvida de ese niño, si lo fue para mi.
Desde entonces observé a las madres y sus hijos, esperando aprender otra leccion -y las aprendí-.
El hombre resultó no ser un hombre, o al menos, eso me parecia a mi.
Era un niño, de unos 12 o 13 años, era un vampir sin duda, su mirada color sangre lo delataba.
El chico me miro con algo parecido a desprecio y superioridad, mas no le di importancia, estaba acostumbrada a esa clases de miradas y a que la gente me rehuyera pues, al ser una niña, no sabia cuidarme y llevar el aspecto que llevaban el resto de niñas.
El chico me seguia mirando, yo aparté la mirada sin saber que hacer.
Me levanté, dispuesta a marchar pero el me cogió fuertemente del brazo.
- Leonnart - El chico habló por primera vez, dejandome sorprendida ante una voz tan fria y autoritaria.
- Dime, hermano - El llamado bajo de un auto, con un paraguas negro que lo cubria.
- ¿Que te parece esto? - Leo me observó serio, por ese entonces no tendria mas de 10 años.
Se puso de cuclillas frente a mi, palpo mis brrazos, buscó mi pulso en el cuello, me abrió la boca y me observó las encias como si de un animal me tratara.
- Esta debil y sucia pero dos semanas, una con Susanne y otra con nosotros y aprendera a ser obediente - Murmuro levantandoce.
- Pues ya tenemos un presente para los Clamp - Suspiro aliviado el hermano - Whatson, mete a esta cosa en el maletero - Le dijo a un criado que sujetaba su paraguas para que no se mojara.
Yo, sentada en el suelo retrocedí atemorizada.
- si, señorito Hayley - El criado se inclinó hacia mi y antes de que puediera hacer nada ya me habia metido en el maletero, cerrandolo fuertemente.
Podria decir que estar ahi encerrada, durante un largo trayecto, sin saber que vendria despues, fue la peor experiencia de mi corta vida.... pero no fue asi, contando el tiempo que estuve con los hermanos Dan, esa fue una de las mejores.
La semana primera estuve al cuidado de la señorita Susanne, ella si era buena, la recuerdo con cariño, me enseñaba con delicadeza y esmero las norma de educacion, me compró ropa y me alimento para recuperar mi salud, era una niña lista por lo que aprendi a leer y escribir en muy poco tiempo, pero la segunda semana fue algo que no se lo deseo ni a mis peores enemigos...
Cada dia me tocaba ir con un hermano, primero fue Hayley, el era muco mas delicado que Leonnart pero aun asi daba miedo, me enseño por golpes que debo obedecer y que, cuando un vampiro se alimenta de alguien, ese alguien no debe moverse.

En el primer dia casi mori desangrada, el joven de los Dan tenia mucho apetito y opinaba que mi sangre era la mas dulce... Llege a odiarlo casi tanto como a Leonnart.
El segundo dia sin duda fue el peor, Leonnart, aunque no se alimentó de mi ese dia para dejar que mi sangre se repusiera, lo que si hizo fue jugar conmigo.... No le recomiendo a nadie los juegos de ese vampiro... Puede haber empeorado con los años, y si lo ha hecho, la persona con la que juegue, si sale vivo fisicamente, morira emocionalmente.
Era tal mi desesperacion que deseaba volver con Hayley.
Leonnart se metio en mi cabeza, alterando recuerdos, haciendome creer que vivia mis peores pesadillas... Todo lo que metia en cabeza era tan real...

Esa semana fue la mas lenta y dolorosa de todas, cuando el hermano menor empezo a morderme me mostraba cosas horribles, me dejaba medio muerta y despues podia oir su risa que me helaba la sangre.
Lo hacia sin cuidado alguno y eso provoco que al dia siguiente, cuando Hayley me mordía deseara con todas mis fuerzas morir.

No pude aguantarlo mas, debía escapar, y eso hice.
Una de las noches en las que me dejaron mas debil me dispuse a huir.
Cogí mis pocas pertenencias y corrí con todas mis fuerzas, no tardaron demasiado en darse cuenta de que había desaparecido y comenzaron a buscarme.
Los hermanos Dan (Leonnart y Hayley) estaban furiosos, pensaban que me habían dejado las cosas claras pero yo les temía, no quería seguir con ellos, solo de pensar que aun me quedaban unos días y despues partiria a una casa peor -o al menos eso tenía entendido-.
Corrí, corrí con todas mis fuerzas, al llegar a una cabina me detuve llorando.
'A la policia' Pensé 'Llamaré a la policia'.
Apenas cogí el auricolar sentí tras de mi a alguien, nada mas voltearme vi a Leonnart y Hayley, furiosos.
Jamas olvidaré esa mirada... Aun me hiela la sangre.
Lo sucedido en esa cabina aun intento olvidarlo, pero el menor de ellos se aseguró que no desapareciera de mi mente, nunca.

Me recogieron los criados cuando ambos hermanos terminaron, ya no tenía fuerzas para moverme.
La semana se convirtió en un un mes, un mes horrible, nada mas curarme de las heridas ocasionadas los Dan volvieron a la carga, me herian de gravedad cada vez que me mordian pero no me mataban, a pesar de que se lo suplicaba, no lo hacian.
El ultimo dia me toco con Leonnart, cuando ya habia terminado conmigo y me encontraba tirada en el suelo, el se sento en un sillon, con una sonrisa divertida, yo no me podia mover del suelo, no tenia fuerzas, lloraba en silencio, a Hayley le molestaba el sonido de mi llanto y me golpeo durantemente por ello, temi que a Leonnart le pasara lo mismo, pero no fue asi, el simplemente reia.
- Que debiles sois los hijos de la Luna, si no llega a ser por que probe tu sangre apostaria a que eras una vulgar y despreciable humana - Su sonrisa se ensancho al ver que aumentaba el llanto - Solo los debiles lloran, y los debiles son los primeros en morir - Se levanto y se marchó.
Los tres dias siguientes tuve que estar en cama para recuperarme de las fuertes lesiones, tanto fisicas como psicologicas creadas por ambos hermanos.
Una criada, fria como el hielo, me alimento y curo sin mediar palabra, cuando me vio sana me llevo fuera y con la manguera me lavo, despues me vistió, cepillo el cabello y me arreglo de arriba a bajo.
Me puso una etiqueta en el vestido que llevaba puesto.
- Eres un regalo, comportate como tal - Fue la unica vez que me dijo mas de dos palabras seguidas.
En menos de dos horas fui llevada al hogar de los Can donde me recibieron todos con una sonrisa, yo, por ese entonces, ya temia a los vampiros, a todos.
- Hola, pequeña - El jefe de los criados me miró y sonrió, parecia una persona muy agradable pero habia aprendido a temer a todo el mundo.
- Eres una niña muy bonita - Dijo -Primero seras la criada personal del señorito Valentine, despues, cuando el joven amo Logan crezca, podras ser su riada -Me acarició la cabeza, fue el unico acto de cariño que habia tenido en mi vida, por lo que los ojos se me llenaron de lagrimas.
Valentine, tras el señor, me observaba con mucha curiosidad, se acercó, inclinandoce a mi.
- ¿Porque lloras? -Pregunto confuso.
Le vi los colmilos y retrocedi intentando no llorar.
- Viene de casa de los Dan - Le explicó la criada, como s con eso de explicacon hubiera mas que suficiente.
Valentine afirmó.
- Por favor, señor, vayase, ya me encargo yo de ella- Dijo.
Valentine seguia arrodillado frente a mi, me miraba con una sonrisa triste, tal y como ambos hermanos me habian enseñado, me acerqué a el y le di palmaditas en la cabeza, forzando una sonrisa, me habian dicho que si veia mal a mi señor debia sonreir y ofrecer mi sangre.
Lo segundo me lo salté.
- ¡Mira lo que hicistes hacer, Valentine! - Exclamó el hombre - La pobre niña se cree que estas triste por poner esa cara - Le reprendió.

Valentine suspiró.
- Vayase, por favor -
La mujer se marcho y nos dejo solos en la habitacion de este, ahora comence a temer otra vez, si nos dejaba solos me indicaba que me morderia.
Volví a mi gesto de temor y tragué saliba.
Valentine, que contaria con 14 años mas o menos, me quito la etiqueta del vestido, la cual rezaba 'Soy Sharon, un regalo' y me fue a abrazar pero yo me pegé a la pared rapidamente.
- No, por favor, otra vez no - Supliqué, cayendo sentada al suelo, me agarré mis rodillas y hundi el rostro en ellas.
Valentine se acerco nuevamente, me acaricio el cabello y me abrazó.
- Tranquila, no te mordere, nadie te mordera mientras seas mi criada, solo seremos amigos, ¿Vale? - Ante esas palabras tan amables mi llanto aumento nuevamente.
-Lo... Lo lamento... No.... no hare ruido - susurré, intentando llorar en silencio.
Valentine rió levemente, secandome las lagrimas.
- Llorar esta bien, Sharon, si quieres llorar hazlo -
Afirmé muy lentamente.
- ¿De...de verdad que no me morderas? -Susurré, atemorizada.
El chico afirmó con una sonrisa.
- Te lo prometo - Me besó la frente.

avatar
Lorena
Admin

Mensajes : 29386
Fecha de inscripción : 31/10/2011
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://rolesmasqueroles.mi-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.