[...*Echo vuelve con sus padres*...]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[...*Echo vuelve con sus padres*...]

Mensaje  Lorena el Dom Ene 08, 2012 3:56 pm



El cambio de actitud de Echo



La joven hija de la Luna no habia tardado mas que un par de horas en llegar a donde vivian sus padres, la mansion situada en Sicilia, en ella servian a la familia Clamp desde su nacimiento.
Echo, al llegar soltó sus maletas y se quedó en la entrada, mirando la casa, estaba bastante tranquila pues ninguno de los señores estaba en ella.
- Buenas, hija - Un hombre hijo de la Luna de mediana edad, cabello negro, barba de unos dias y una fea cicatriz en la mejilla derecha estaba apoyado en la pared de la entrada, cruzado de brazos con una sonrisa burlona en el rostro.
- Buenos dias, Carlos - Lo saludó sin mucho entusiasmo volviendo a coger sus maletas y adentrandoce en la mansion.
Soltó sus cosas en su habitación y fue directa al cuarto que compartian sus padres, no le tenia mucho aprecio al hijo de la Luna que la habia educado de niña a base de golpes pero a la mujer, Sandra, si le guardaba aprecio, cosa que ocultaba.
Llamó a la puerta y nadie respondio pero aun asi entró.
- Sandra - La vio tumbada en la cama con los ojos cerrados, estaba delgada, palida y tenia morados por todo el cuerpo, Carlos se guardaba de golpearla en lugares vistosos cuando Gilbert estaba por alli pero ya que no estaba se aprovechaba de ello.
La mujer abrió los ojos.
- HIja - Susurró mirandola levemente.
Dio unas palmaditas a su lado, indicandole que fuera a su lado, Echo obedeció.
- Cariño - Susurró cuando esta se sentó en el borde de la cama.
Le puso una mano en la mejilla, con suavidad.
- Sandra.... Ya me han dicho lo que te pasa... No te queda mucho, tienes hemorragias internas... Carlos te golpeó fuerte esta vez - Aunque su semblante era inexpresivo en su tono de vez se podia observar algo de rabia contenida.
- Gracias por venir - Apartó la mano pues no tenia fuerzas para mantenerla pero Echo la cogió entre las suyas, con algo de cariño.
- Mama... - Sandra sonrió con los ojos cerrados al notar que la llamaba mama y tosio levemente algo de sangre, que rapidamente se limpio con el reverso de la camiseta del pijama - Por eso digo que querer es malo... Lo quieres y te hace daño - Cerró fuertemente los ojos, evitando que las lagrimas le salieran, se llevó sus manos a la cara para que no la viera llorar, a lo que la madre sonrió levemente.

- Echo, mi vida... Yo no le quiero - Abrió los ojos mirando a su hija, la cual estaba confusa.
- ¿Entonces... - No lo comprendia.
- Tesoro, yo le tengo miedo a querer a otras personas, a Carlos no lo quiero, solo estoy con el por miedo a amar, no queria querer a mas persona que a ti... Por favor, no cometas tu el mismo error... Quiere, ama, demuestralo, sufrir por amor nunca es malo, puede ser doloroso pero nunca es malo - Fue cerrando los ojos lentamente.
- Mama - Ahora tenia los ojos llorosos, agarrandole la mano con fuerza pero suavemente - ¡Mama! - La zarandeó pero la mujer ya no respondia.
Echo lloraba como no habia llorado antes, sintió tras ella una risa cruel y fria, se volteó y vio a Carlos que la apartó de su madre.
- Vaya, creo que tu te quedaras a mi lado a partir de ahora - Dibujo media sonrisa mientras la abrazaba de la cintura, bajando una mano al trasero de la chica.
Echo, aun con los ojos llorosos frunció el ceño.
- La has matado - Masculló
- Se negó a hacerlo... Tu no quieres acabar igual, ¿Verdad? - Rió metiendole la mano bajo la falda.
A Echo le faltó tiempo para sacar una espada que tenia en su pierna (esta puesta en forma de puñadura cuando se saca se hace de tamaño normal) y cortarle de forma limpia el cuello, decapitandolo.
El cuerpo del hombre cayó al suelo, la cabeza despues.
La chica, volviendo a envainar la espada, manchada de sangre, sin importarle mancharse.
Miró el cuerpo de su padre con una mezcla de superioridad, asco, pena, repulsion y terror.
- La has matado... No me mataras a mi - Susurró, volteandoce a su madre, que ya descansaba en paz, no pudo evitar volver a llorar mientras se acercaba a ella y la abrazaba.
- Lo siento... Lo siento... Te abandoné... - Susurraba.
'Seguiré lo ultimo que dijo... No cometeré su error.... Debo decirle a Nayu que lo que le enseñé entonces esta mal' Pensó.
Poco despues se celebraron ambos furnerales, el de la madre por un lado y el del padre por otro, nadie fue al del segundo, todos acudieron al de Sandra, que recordaban con cariño.
Antes de marcharse para volver con Logan y Gilbert Echo se llegó donde estaba la tumba de su padre, en un cementerio algo alejado de la ciudad.
Le dejó varias rosas rojas con una blanca en el centro, simbolo de disculpa.
- Debi dejar que te pudrieras en la culpa - Susurró.

No tardó mucho en volver con los demas, nada mas llegar Logan la vio, suspiró, se acercó a ella y la abrazó, Echo, sin poder evitarlo, lloró de nuevo.
- A veces las peores cosas son el incio de algo mejor - Le susurró.

avatar
Lorena
Admin

Mensajes : 29386
Fecha de inscripción : 31/10/2011
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://rolesmasqueroles.mi-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.