[...*Historia de Carla*...]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[...*Historia de Carla*...]

Mensaje  Lorena el Dom Ene 08, 2012 7:22 pm

- Abuela – Leonnart clavó una rodilla en el suelo en señal de respeto hacia la señora que se hacía nombrar abuela, era una mujer mayor, muy mayor pero que por su condición de vampiro apenas se le notaba.
- Oh, Leonnart, nieto mío, me alegra que quede un joven decente en esta familia – La anciana suspiró levemente, apoyando el codo en el sillón que ocupaba.
- ¿Puedo saber el motivo por el que me ha hecho llamar? – Apenas contaría con 14 años pero el ya era inexpresivo y distante con todos.
- Muy sencillo, eres el único en el que confío – Se levantó y se inclinó hacia él, mordiéndole el cuello.
Leo no se movió.
- Quiero que mates a una persona –
- Con gusto, abuela, ¿De quién se trata? –
- Así me gusta – La abuela afirmó volviendo a asiento, rebuscó en un pequeño bolso que llevaba prendido de ella – A tu madre – Le lanzó un frasquito.
- ¿A mi… madre? – Susurró levantando la vista hacia esa mujer con rostro similar a una arpía, la cual lo miraba con indiferencia.
- Si, a tu madre, le ha sido infiel a mi hijo, tu padre, eso no se puede permitir, tampoco podemos permitir que traiga al mundo a esa niña…. La pequeña será una… deshonra – Bufó – Mátala – Sentenció.
El niño hizo una inclinación de cabeza respetuosa.
- Así se hará – Se puso de pie.
- Muy bien, sigue así y pronto traeré de vuelta a tu dulce hermanita… Creo que no le agrada la presencia de Hayden, le asusta, le asusta un sangre pura con el que podría casarse, esto es agotador – Suspiró.
Leo bajó un poco la vista, a pesar de que sabía que Hayden no le haría nada a Susanne su abuela los había mandado lejos y solos con la intención de que su hermana, con apenas 13 años quedara embarazada de Hayden y así se casaran y poder presumir de sangre pura en la familia.
- Me retiro – Susurró el chico, la abuela le hizo un gesto con la mano.
El tiempo pasó, cada noche Leonnart le daba un poco de veneno con su vaso de sangre nocturna antes de dormir, la madre se mostraba débil y enfermiza pero seguía recibiendo a su hijo con una gran sonrisa cada noche en su habitación.
- Gracias por la sangre, cielo – Le dijo una noche que él le llevó la sangre, estaba tumbada en la cama.
- Madre, no debe darme las gracias – Susurró, la miró con tristeza y luego a la tripa, pronto daría a luz pero sabía que daría una niña muerta por el veneno y ella moriría en el parto.
Leonnart se sentó en el borde de la cama, su madre le seguía sonriendo con ternura, le cogió una mano entre las suyas y se la beso.
- Cielo, ¿Te preocupa algo? – Preguntó
- No debes darme las gracias por qué os estoy matando – Susurró el niño, sin mirarla.
- Lo sé – Ahora Leonnart la miró sorprendido – Pero si no lo haces Susanne jamás volverá y tú te sentirás vacio, créeme, no quiero seguir viviendo junto a tu padre, me hace daño… Y esta niña – Posó su mano y la de su hijo sobre su voluminosa tripa – No debe vivir en una casa así, solo le causaría daños graves… - Lo miró, sonrió y bebió la sangre de un trago – Si tu abuela es mala yo puedo ser astuta, cielo, está mal usar a un niño para sus planes y esta aun peor llevarse a su hermana menor para manejarlo… Otra cosa – Le acarició una mejilla – Quierela como si fuera Susanne, ella ya no tiene a nadie – Entrecerró los ojos quedando dormida.
Pocos días después el parto comenzó, Leonnart no había vuelto a darle veneno pero sabía que ya nada podría salvar la vida de su madre y su hermana hasta que un milagro llegó a él.
- Ha nacido muerta – Lloraba una criada ante el cuerpo de su bebe en las habitaciones de criadas.
- Ha nacido viva, la niña de la señora ha nacido viva pero ella… -
- ¿Alguien más lo sabe? – Le cortó Leonnart
- Nadie mas – Respondió la matrona que envolvía el cuerpo de la niña muerta.
- Perfecto – Leonnart mató a sangre fría a la matrona, cogió el cuerpo de la niña muerta y corrió a la habitación de su madre, estaba sola, la niña lloraba a su lado.
Leo se acercó, la mujer estaba muerta pero con una sonrisa en los labios de tristeza por haber visto viva a su hija.
- Tranquila, mama, ella no vivirá aquí – Susurró Leo, cogió a su hermana y soltó a la niña muerta.
Saltó por la ventana, era una primera planta, no se hizo daño.
Corrió veloz como el viento alejando de ese horrible lugar a su nueva razón de vivir, Carla.
Un tiempo después se enteró de que el veneno si había hecho estragos en el cuerpo de la pequeña niña, el corazón tenía mal funcionamiento y en situaciones que la alteraran podía detenerse, a veces podía ir lento y provocarle un paro cardiaco y otras, simplemente, se quedaba sin aire, con esa última no llegaba a morir pero, según contó la niña tras vivirlo por primera vez, estaba deseando la muerte antes que volver a sufrir tal dolor.
avatar
Lorena
Admin

Mensajes : 29386
Fecha de inscripción : 31/10/2011
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://rolesmasqueroles.mi-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.